marzo 2, 2015
AMIA: 85 víctimas esperan justicia y las siguen utilizando para hacer geopolítica
Les pido que no utilicen más la causa AMIA y pidan justicia en serio, pidan que el Poder Judicial actúe en serio porque lo que ha pasado es realmente bochornoso.

 

Apertura del 133° período de sesiones ordinarias del Congreso de la Nación
1° de marzo de 2015

Justicia y derechos humanos. Bien, varios temas que abordar aquí. Pueden bajar los carteles porque ya los vi, voy a hablar, pensaba hablar. No necesito carteles para hablar, hablo de la AMIA desde 1994.

A los que me ponen cartelitos para que hable de la AMIA, de la AMIA hablo desde el año 94, con lo de la AMIA estoy desde el año 96, cuando denuncié a Galeano, cuando denuncié a Galeano y a todos los que encubrieron y no permitieron que se supiera la verdad. De la AMIA hablo con los familiares desde el año 96 apoyándolos y ayudándolos. De la AMIA hablo y seguiré hablando en Naciones Unidas reclamando que se haga justicia, como no lo hizo ningún presidente argentino. De la AMIA hablo diciendo que se quiere demorar el juicio de encubrimiento desde el año 2002 de autoridades argentinas, de los servicios de inteligencia, que cubrieron y encubrieron y no permitieron que se supiera la verdad.

Han pasado 21 años y no tenemos un solo condenado ni un solo preso por AMIA. No necesito carteles, yo puedo ir con carteles al frente de la AMIA para que escuchen también, para decirles que un expresidente de la DAIA, Rubén Beraja, encubridor y vaciador de bancos, está procesado, en juicio oral, por haber traicionado su religión y asociación. No me vengan a hablar de la AMIA.

De la AMIA puedo hablar cuando el otro día me entrevistaba -es un tema que me toca muy de cerca, porque en soledad no queda casi ningún legislador de los que integramos la Comisión Bicameral de la AMIA-. Desde el año 1996 al 2001, donde en soledad, en absoluta soledad me tocó firmar un dictamen diciendo que era una vergüenza lo que se había hecho y que después confirmó en una sentencia donde se demolió el fraude procesal que había hecho el juez Galeano en esa causa, fraude estafando los propios familiares y a las víctimas.

Demolieron en la sentencia en el año 2004. Desde el año 2000 que se inició el juicio de encubrimiento a los funcionarios de ese entonces. Porque la AMIA no explotó ayer ni durante nuestro gobierno, explotó hace 21 años y hace 21 años que los familiares y las víctimas demandan justicia.

No solamente la AMIA, la embajada. También quiero hablar de la embajada. Y si se me permite, por favor, este es un tema internacional, señores. En el año 1992, voló la embajada de Israel, 29 personas murieron, 249 heridos. Un chico, inclusive, hijo de un médico que pasaba por ahí, por la calle también voló junto con la embajada.

Ese fue un atentado en territorio israelí, porque la embajada es territorio israelí. Siempre me ha llamado poderosamente la atención, todavía no puedo entender por qué el Estado de Israel reclama por la AMIA y no reclama por la voladura de su propia embajada. Porque voy a decir algo: que nadie se confunda, la AMIA no fue un atentado contra los judíos, como vi una solicitada el otro día; la AMIA no fue atentado contra los israelitas ni contra el Estado de Israel; la AMIA fue un atentado contra la República Argentina y contra los argentinos, señores. Yo lo viví así y yo lo denuncio como un atentado contra la Argentina y es necesario, tal cual lo dije en el juicio oral cuando me citaron como testigo al ser miembro de la Comisión, que desgraciadamente la causa de la AMIA se había convertido en un tablero de ajedrez de la política nacional e internacional. Y tengo más que elementos para decirlo.

Porque esto que llama la atención que nadie hable del atentado de la embajada, que no pudo ser tratado por jueces comunes porque al tratarse de una embajada es materia específica, excluyente y exclusiva de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. ¿Sabe alguien, alguien le puede informar a esta Presidenta cuál es el resultado de la investigación que llevó adelante la Corte Suprema de Justicia de la Nación del atentado de la embajada de Israel, quiénes son los condenados, cuáles son los procesados, qué fue lo que pasó? Me puede informar por qué el Estado de Israel no reclama por la embajada y sí reclama por la AMIA, que no me molesta que reclame por la AMIA.

De paso, yo le voy a pedir acá, ya que no se lo ha pedido ningún juez en la Argentina, yo le voy a pedir formalmente desde acá al Estado de Israel que por favor venga a testimoniar aquí, a la República Argentina, ante el juez de la AMIA, el exembajador Yitzhak Avirán. ¿Por qué digo esto, señores? Porque el embajador Yitzhak Avirán, a quien conozco personalmente, conozco personalmente porque era embajador cuando yo era miembro de la Comisión cuando era legisladora, me he entrevistado con él en numerosas oportunidades, es más, tan buena relación teníamos con Yitzhak Avirán que me invitó a mí, al doctor Guido Di Tella, entonces Canciller, y al doctor Alfonsín, a que ambos, junto con él, a que todos, los 4, presentemos las memorias de Shimon Peres que tuve el inmenso placer de poder hacerlo, en el Teatro Plaza ahí en el Complejo de La Plaza, en la avenida Corrientes.

Sí, yo presenté junto a Raúl Ricardo Alfonsín, junto a Guido Di Tella y junto a Yitzhak Avirán las memorias de Shimon Peres a pedido del embajador de Israel. Por lo tanto, cuando el otro día leí en un cable que no fue desmentido por nadie, que el embajador en ese momento en nuestro país cuando sucedió el atentado, conocía y sabía que Israel ya había dado cuenta de quiénes habían cometido el atentado, que había matado, que se había encargado, dijo, no recuerdo exactamente las palabras, pero sugería que se había hecho cargo, se había encargado… Bueno, por favor, que venga a declarar frente al juez de la causa AMIA para poder saber los argentinos quiénes son por lo menos, los autores materiales, si es que se refería únicamente a los autores materiales o también se refería a los autores ideológicos. Y a la Justicia o al Poder Judicial de mi país, le pido por el juicio de encubrimiento…

El otro día, la gente de Memoria Activa me decía por qué yo no había impulsado el enjuiciamiento o el juicio oral de la causa de encubrimiento, que se llama AMIA 2, en la cual están enjuiciados expresidentes, ex titulares de la SIDE, policías federales, funcionarios, etcétera. Muy simple: porque la Corte, la actual Corte decidió que este juicio, por eso los cartelitos de la AMIA había que dirigirlos más para otro sector, decidió la Corte Suprema y esto se lo dije a la titular de Memoria Activa, la Corte Suprema decidió que ese juicio podía esperar, el juicio de encubrimiento, que ya data del año 2000, 15 años tiene de antigüedad el juicio, cambió 12 jueces, se recusaron, porque decidió que antes que ese juicio debía tratarse otro juicio oral que era el del accidente de Once.

Entonces, me preguntaba la titular de Memoria Activa por qué yo no había hecho nada. ¿Y cómo se le ocurre que yo voy a ir ante la Corte a quejarme de que primero se inicie el juicio por el accidente de Once que antes que el juicio de AMIA? ¿Qué es lo que va a decir toda la oposición con los diarios a la cabeza? «Utilizan AMIA para no hacerse cargo de la tragedia de Once».

Pero quiero decirles a todos, a todos absolutamente a todos los argentinos y a todos los familiares, que si hay demoras en el juicio de encubrimiento por la AMIA, miren para otro lado, para este no, Argentina.

Pero quiero seguir con la idea que traía y que era la que declaré cuando dije que AMIA era un teatro de operaciones de la política nacional e internacional, que lo dije allá por el 2003, cuando me llamaron a declarar en diciembre del 2003.

Cuando uno mira el mapa geopolítico, lo que pasaba en el mundo y en el país y la fechas en que sucedieron los atentados en la República Argentina, tiene que ver con lo que sucedía en Medio Oriente.

En 1992, cuando se produce la voladura de la AMIA, asume como Primer Ministro israelí Yitzhak Rabin. Yirzhak Rabin había trabajado en toda su campaña con un objetivo: que él iba a llevar la paz entre Israel y Palestina. Él quería también ocupar un lugar en la historia, tenía todo el derecho a hacerlo, porque Menájem Beguín, un líder ultraderechista israelí, había logrado la paz con Egipto. Y él quería lograr la paz rabina, un gran estadista israelí, le costó la vida. Y no a manos de un yihadista, sino a manos de un ortodoxo de su propio país que no quería la paz. Un gran estadista Yitzhak Rabin.

Yitzhak Rabin gana las elecciones en el 92, toda la campaña había sido centrada exactamente en lograr la paz entre Palestina e Israel. Para esto era necesaria la colaboración de Siria. En el 92, vuela la embajada de Israel; las conversaciones con Siria comienzan en el año 93. ¿Por qué? Porque hay una famosa frase de Kissinger. Henry Kissinger decía que no puede haber guerra en Medio Oriente si no interviene Egipto, pero tampoco puede haber paz si no interviene Siria.

Y entonces, comienzan a desarrollarse negociaciones secretas entre Estados Unidos, que después fueron puestas obviamente en público, entre Siria, entre Estados Unidos, entre Israel, mediaba la promesa por parte de Israel de devolver las alturas del Golán, que es un territorio que Israel ganó en la guerra del 67, que es fundamental porque tiene agua dulce y además por la estrategia militar israelí, y comienzan las reuniones en las cuales Siria era un actor preponderante. Cuando se está haciendo todo eso, es cuando se produce el atentado en la AMIA. La paz igual se llevó a cabo en Oslo entre Shimon Peres, entre Rabin y entre Yasir Arafat, el líder de la organización para la liberación de Palestina.

Tres que luego reciben el Premio Nobel, creo que en 1994, si mal no me acuerdo, precisamente por el logro. En 1994 ellos logran la paz pero a Rabin lo matan al año siguiente. Un fanático israelí que lo consideraba un traidor por haberse sentado a negociar con Siria y con Yasir Arafat.

Al mismo tiempo se producían situaciones dentro de Siria porque Siria había participado ayudando a la coalición de Kuwait y por lo tanto, había grupos radicalizados dentro de la propia Siria que no estaban de acuerdo con esta política de acercamiento entre Siria, Estados Unidos y como facilitador de la paz y se producen también radicalizaciones de grupos porque lo consideraban que era demasiado blando frente a Estados Unidos.

Esto es todo el entramado que está atrás de todo esto. Por eso es importante entender que nada cuando se mueve en Medio Oriente no tiene implicancias.

Y quiero decir algo más: también tuvo implicancias en la política nacional. Porque precisamente el juicio oral que cayó, fue porque se utilizó la causa AMIA para plantar pruebas todo el tiempo falsas e inexistentes.

Yo era miembro de esa Comisión cuando se acusó a miembros de la Bonaerense. ¿Por qué miembros de la Bonaerense? Porque el candidato en ese momento, y no van a decir que yo lo defienda, era Eduardo Duhalde, que tenía un gran enfrentamiento con quien era presidente de la República Argentina. Se plantó una pista falsa, no estoy defendiendo a la Bonaerense, para nada. Pero fue el Tribunal Oral General el que determinó que se caía todo el proceso y terminaron absolviendo. ¿Por qué? Porque se utilizó la causa también para la política nacional. Algo que asquea, porque son 85 víctimas que todavía esperan justicia y las siguen utilizando desde afuera y desde adentro para hacer geopolítica. Por eso decía yo el otro día, no permitamos que nos trasladen conflictos adentro.

Y vinculado a esto, no puedo soslayar la denuncia que efectuara quien en vida fuera el titular de la UFI AMIA, el fiscal Alberto Nisman, que por supuesto, lamento su muerte como lamento la muerte de cualquier argentino, de cualquier persona, de cualquier ser humano.

Pero también quiero decir que leí profundamente tanto la denuncia como la sentencia del juez Rafecas. No voy a hablar de la sentencia del juez Rafecas porque la sentencia del juez Rafecas habla por sí sola. Pero sí tengo que hablar y no puedo evitarlo, el descubrimiento que yo no sabía ni ningún argentino sabía de dos documentos que estaban en la caja fuerte del doctor Nisman y a los que hace referencia la sentencia del doctor Rafecas. Y dice concretamente que aparecieron entregados por la secretaria –acá está- «otra versión de los sucesos, según la propia UFI AMIA, la documentación comienza con un acta labrada el 20 febrero por la doctora Soledad Castro, secretaria de dicha unidad fiscal -o sea, era una de las empleadas o una de las colaboradoras del doctor Nisman- que le entrega al juez Rafecas dos documentos, dos oficios. Uno, dirigido a la Procuración Fiscal, donde le informa que va a mandar a la Presidencia de la Nación una solicitud para que sea planteado en el Consejo de Seguridad el tema de la extradición de Losiani».

Yo quiero leerla porque vale la pena leer lo que además esos dos documentos no son ni escuchas ni me contaron ni un artículo periodístico, son dos documentos de puño y letra firmados por el doctor Nisman. Uno fechado en diciembre de 2014 y otro fechado en enero de 2015. Esos dos documentos dicen exactamente lo contrario a lo que dijo en su denuncia. Ese expediente que dice Cristina Fernández de Kirchner sobre encubrimiento, luego de haberse agregado por parte de las actuales funcionarias de la UFI y por el juez Rafeca, la causa, debería ser recaratulada y debería llamarse Nismas versus Nisman. ¿Por qué a qué Nisman le creo, al de la denuncia sin pruebas del 14 de enero de 2015 o al Nisman de enero de 2015 que levanta toda mi actuación en Naciones Unidas, que enumera prolijamente todos y cada uno de mis discursos y donde reconoce textualmente que, si bien el memorándum no es lo mejor, persiguió el objetivo siempre de lograr que los acusados se sienten frente al juez de la causa en Teherán a ser interrogados porque si no son interrogados no hay causa ni hay juicio?

Y podemos ir todos los 18 de julio y la dirigencia de la comunidad tanto de la DAIA como de la AMIA pueden rasgarse las vestiduras, todos los 18 de julio en un palco frente a la AMIA, pero los 85 muertos van a seguir sin justicia, sin acusados y sin condenados. Porque no hay otra posibilidad de hacerlo que a través de interrogar a quiénes el fiscal ha acusado.

Esto fue lo que durante años reclamamos. Esto fue lo que el propio fiscal e inclusive el anterior juez, Galeano, y el doctor Canicoba Corral en más de 20 presentaciones, reclamaron un tratado de cooperación bilateral, que cooperadora la República Islámica de Irán. Esto gobierno fue el único que logró que la República Islámica de Irán firme algo vinculado con la AMIA porque se negaban a firmar algo vinculado con la AMIA. No querían firmar absolutamente nada. Y lograr…

Y voy a leer palabras de la propia secretaria que habla, «un escenario adverso sostiene que el tratamiento del memorándum es un escenario adverso a la vía que pretendía intentar». Esto no lo digo yo, lo cuenta la secretaria, «dado que su propuesta de abordaje compulsivo». ¿Ustedes saben qué es abordaje compulsivo en el Consejo de Seguridad? Abordaje compulsivo en el Consejo de Seguridad es crear lo que se denomina un casus belli. Porque el Consejo de Seguridad está integrado por 15 personas, 5 representan a los miembros permanentes y 10 a los miembros rotativos. Si ahí está el veto de uno solo de los miembros, no pasa nada.

Supongamos que se pongan de acuerdo los 15 miembros y que le digan a Irán que tiene que extraditar a los 5 detenidos e Irán se niega. ¿Qué van, a invadir a irán? Ustedes saben que no, ustedes saben que esto no es cierto, que nadie va a invadir Irán, porque le hemos pedido a Estados Unidos que incluya en sus negociaciones nucleares precisamente la causa AMIA y tampoco la ha incluido.

Y esto es lo que surge, surgen dos documentos: uno, el público, donde dice que encubrimos. A nosotros que fuimos los que dotamos de recursos humanos, económicos, que venimos bregando desde el año 1996 por esta causa; a nosotros, que lo pudimos al propio fiscal Nisman al frente de todas estas investigaciones diciéndole todo lo que… dándole todo lo que él pedía, era la secretaría y era la fiscalía que más recursos contaba de todo el Poder Judicial y la única que tenía una sola causa.

Yo misma me desgañité gritando en la ONU desde el 2007 que soy Presidenta hasta el año pasado porque realmente cooperen y se permita que el juez le tome declaración a los acusados, que es la única forma de llegar. No hay otra forma de llegar.

Pero no se preocupen, el 10 de diciembre va a haber otro presidente; ese presidente puede ir al Consejo de Seguridad, si él estima conveniente, a acusar a Irán ante el Consejo de Seguridad y plantear un casus belli en el Consejo de Seguridad. Seguro que alguno lo va a vetar, o a lo mejor tienen y suerte no lo vetan y a lo mejor ¿qué?, invaden Irán para tomarles declaración a 5 iraníes.

Y voy a leerles un artículo, un artículo muy interesante que apareció en Clarín, miren qué interesante, yo leo todo. «La decisión de Rafecas sorprendió en Washington». ¿Se acuerdan lo que yo les hablaba con el tema de la geopolítica internacional, no? «Hay sorpresa en Washington –dice- por la velocidad con la que el juez Rafecas tomó…». Escuchen esto «me parece que una decisión tan seria como esta, se tomó un poco rápidamente, señaló a Clarín Joseph Humire, director de la organización Center for Secure Free Society, un lobby, con sede en la capital estadounidense y coautor de la estratégica penetración de Irán en América latina.

Humire conoce en detalle el caso AMIA, también la denuncia de Alberto Nisman y al propio fiscal fallecido, ya que ambos fueron invitados al Congreso de los Estados Unidos en junio de 2013 a exponer sobre la influencia de régimen iraní en la región.

Humire agregó, que «más allá de la decisión del juez Rafecas, lo importante es la argumentación que Nisman pensaba llevar ante el Congreso argentino pocas horas después de su muerte. Yo no creo –dice textual- que Nisman realmente hubiera querido atacar a la Presidenta. No era su propósito, lo que creo es que de alguna manera estaba usando a Cristina Kirchner –esto es textual- como un vínculo para poder abrir el caso de AMIA a un nivel internacional, a cortes globales, a Naciones Unidas». Esto es lo que dice. «Entiendo que hay una lógica de que el memorándum nunca se llevó a cabo y que no se llegó a terminar y que supuestamente la transferencia de energía tampoco se profundizaron, solo de intentos y en la ley, los intentos no son suficientes».

¿A dónde voy con todo esto? A que muchas veces el contacto permanente con la política interna, los avatares, las peleas, las discusiones, los intereses, las mezquindades, nos llevan a perder de vista las cosas.

Toda esta es la escena que hemos creado en el orden internacional. Un fiscal de la Nación que acusa no a Cristina Kirchner o a Héctor Timerman, sino a la Presidenta de la República y al Canciller, o sea, quienes representan internacionalmente al país, o sea, acusa a la Argentina. Porque a la Argentina la representamos nosotros por los menos hasta el 10 de diciembre, y sostiene que este país, que sufrió el atentado de la AMIA, que costó la vida de 85 personas, es el país que va a encubrir a la República Islámica de Irán que es el país que está acusado de haber pergeñado el atentado.

Muy bien, ese es el escenario internacional. Y de repente aparecen los secretarios de ese juzgado con dos escritos firmados en la misma fecha, firmados por la misma persona que dicen exactamente lo contrario a lo que planteó en la denuncia.

Eso no es justicia, eso es un escándalo, es un bochorno, no para el gobierno, para todos los argentinos, oficialistas, opositores, contreras o demás, es una verdadera vergüenza y bochorno.

¿Con cuál Nisman me quedo? Con el que nos acusa de encubrimiento o con el cual se dirigía mí, porque se dirigía a la titular del Poder Ejecutivo, reconociéndome todo lo que habíamos hecho, todo lo que habíamos dicho para que yo me presentara ante el Consejo de Seguridad.

¿Qué fue lo que pasó entre que el fiscal Nisman se fue de vacaciones y volvió, que en lugar de presentar lo que tenía para presentarme en el Consejo de Seguridad presentó la denuncia?

Y no me refiero únicamente a cuestiones internas, porque como la anterior causa tampoco únicamente se agota en la conexión local. Es más claro y más evidente que nunca que AMIA siegue siendo un tablero de política nacional e internacional. Porque en estos momentos, por si nadie se dio por notificado, Estados Unidos está negociando con la República Islámica de Irán un acuerdo nuclear, con fuerte oposición de un sector del Partido Republicano, con fuerte oposición del Estado de Israel que se opone enfáticamente e, inclusive, motivó un entredicho entre el presidente Barack Obama y el presidente Netanyahu por la visita del presidente de Israel al Parlamento.

¿Nadie une las cosas, nadie puede pensar un poquito más allá de lo que le dice Clarín o de lo que le conviene para la próxima elección? Hay que pensar un poco más, hay que pensar un poco más en el país, no podemos seguir manoseando a 85 víctimas, a sus familiares que ya no saben adónde ir, a quién pedir, ya no lo saben.

Y de paso, por favor, también, recordar que hubo otro atentado, que fue el de la embajada de Israel, que hubo 29 muertos. ¿O esos 29 muertos porque son 29 muertos nadie se hace cargo y nadie pide justicia por ellos?

Yo quiero sumarle a los 85 muertos de la AMIA los 29 muertos de la embajada de Israel. Todos muertos en nuestro país en atentados terroristas, en una contienda que nosotros no tenemos absolutamente nada que ver, porque nosotros somos un país de paz, un país de inmigrantes.

Entonces quiero decirles que estoy muy acostumbrada a agravios, descalificaciones, no me interesa y las pienso seguir soportando; solamente les pido que no utilicen más la causa AMIA y pidan justicia en serio, pidan que el Poder Judicial actúe en serio porque lo que ha pasado es realmente bochornoso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Néstor y Cristina:

 

diciembre 9, 2019

Sitio Oficial de Cristina Fernández de Kirchner

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS (C) 2013

Sitio Desarrollado por: Dogo Creativo