junio 16, 2014
La Argentina no va a defaultear su deuda reestructurada y tiene voluntad de negociación, lo que no tiene es voluntad de ser sometida a extorsión
Quiero decirles algo o confesarles algo: el fallo no me sorprendió, yo esperaba este fallo.
Cristina Kirchner

 

Mensaje de la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner por cadena nacional con motivo de la negativa de la Corte Suprema de USA a tratar el caso de los fondos buitres, Casa Rosada, 16 de junio de 2014.

 

Me dirijo, hoy, a todos los argentinos, con motivo de lo que ya es de público y notorio conocimiento, que es el fallo de la Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos, convalidando el fallo del juez Griesa, de primera instancia, contrario no sólo a los intereses de nuestro país, la República Argentina, sino también del 92 por ciento de los acreedores que creyeron en la Argentina y reestructuraron su deuda, 92 por ciento de los acreedores de la deuda externa argentina y también – por qué no decirlo – de lo que es el sistema y el funcionamiento del sistema económico y financiero global. ¿Por qué digo esto? Por una razón muy sencilla, no en vano países como Francia; México; Brasil, inclusive más de cien parlamentarios británicos, entre otras personalidades, acompañaron a la República Argentina ante la Suprema Corte de Justicia como amicus curiae precisamente porque entendía que esto no era una causa únicamente de la Argentina, sino del mundo entero.

 

Pero creo que esto amerita una breve reflexión previa, y que es lo que constituyó en la historia de Argentina la deuda externa, que comenzó a crecer exponencialmente, desde la dictadura del 24 de marzo de 1976, constituyó – sin lugar a dudas- el cepo más formidable que atentó contra el crecimiento, el desarrollo de la Argentina y generó pobres, desocupación, atraso, falta de inversión en infraestructura, en educación, en investigación, en ciencia y tecnología, la historia, en definitiva de las últimas décadas de nuestro país.

 

Esa deuda no solamente creció durante dictadura, también creció en democracia, creció durante los años 80 y creció también exponencialmente durante el régimen denominado de convertibilidad, donde con la ficción de que dólar era igual a un peso el país se endeudó de manera terrible en los mercados internacionales, para sostener precisamente esa ficción de que un dólar era igual a un peso.

 

Pero allí no terminó la cosa, cuando finalmente cambia el gobierno que había instalado el régimen de la convertibilidad y viene otro gobierno no solamente sigue sosteniendo la convertibilidad, sino que además se dan dos formidables operaciones financieras que algunos la llaman como el mayor fraude financiero de la historia: el denominado blindaje y el megacanje.

 

El blindaje – y esto lo recuerdo muy bien porque yo era legisladora nacional – tiene lugar, a fines del año 2001, constituía una operación ficticia, una suerte de pasamanos de 40 mil millones de dólares que el Fondo Monetario Internacional, le prestaba al gobierno de entonces, para hacerse cargo de la deuda que tenía el gobierno, y que no podía pagar y que era en realidad un pasamanos o un mero asiento contable, porque el dinero entraba al país, pero inmediatamente salía para afuera del país para pagar las deudas de los capitales que habían entrado con tasas altísimas a nivel internacional a nuestro país. Esto a cambio, también, de un formidable ajuste, que se discutió en el Congreso: reducción del PAMI, la ANSES, reducción del Estado, de los presupuestos educativos, en fin lo que se constituyó el ajuste que tuvo una amplia difusión y una amplia discusión en el Parlamento argentino, del cual también, en ese momento, como parlamentaria, me tocó ser protagonista.

 

Pero allí no terminarían las cosas, como no podía ser de otro modo el blindaje tampoco tuvo éxito y entonces sobrevino lo que constituyó el último acto de la gran tragedia de la deuda argentina: el megacanje. El megacanje fue una idea, su autor intelectual fue un ex secretario del Tesoro, de los Estados Unidos de Norteamérica. David Mulford, en ese entonces el CEO del Credit Suisse, del Banco de Crédito Suizo, que le propuso al entonces ministro de Economía y al entonces Presidente canjear 46 bonos de deuda existentes a ese momento por 5 bonos de deuda.

 

La operación, en la que intervinieron siete bancos, y también las AFJP generó comisiones, esto es pago por la intermediación de canjear bonos, de 150 millones de dólares, de los cuales 20 millones fueron a parar a manos de David Mulford y el resto a los bancos y a las AFJP, que habían intervenido. Lo interesante – además de los 150 millones de dólares de comisión – es que los bancos que habían intervenido en esa operación y las AFJP pusieron y digo pusieron entrecomillas, 27 mil millones de dólares, pero en realidad solamente fueron 7.000 porque 20.000 ya los tenían en sus carteras. Quiere decir que se cobraron comisiones así mismos de lo que ya ellos tenían. Esto originó una formidable causa penal, con pericias contables, prescribió. ¿Qué significa que prescribió? Que el paso del tiempo y la inactividad de jueces, camaristas y fiscales llevó este último 6 de junio que pasó, a que David Mulford, al que nunca se pudo interrogar ni indagar, ni sé tampoco si alguien pidió que viniera al país o se insistió demasiado en que viniera al país fuera sobreseído y también otras personas que intervinieron en esa operación. Es curioso y digo esto porque es curiosa la velocidad de algunos jueces, de algunos camaristas y de algunos fiscales que tienen la velocidad del correcaminos, aquel personaje del Beep Beep, en algunas causas mediáticas y políticas, yo no puedo olvidarme aquel verano de las reservas cuando una jueza nos impidió, mediante una medida cautelar pagar con reservas del Banco Central la deuda que habíamos contraído los argentinos y no puedo dejar de cotejar esa velocidad y esas distintas velocidades con esta inacción, durante años, por parte de fiscales, de jueces y de camaristas que permitieron prescribir una causa que le ocasionó al país un perjuicio de 55.000 millones de dólares.

 

Es notable también la diferencia de cómo actúa una Justicia – como es la de Estados Unidos – en defensa de apenas un 1 por ciento de los acreedores buitres de la Argentina y voy a explicar por qué lo de buitres y cómo actúa la Justicia, o por lo menos algunos jueces, algunos fiscales y algunos camaristas argentinos. Digo esto porque es necesario aclarar las cosas y llamarlas a todas por su nombre.

 

Lo cierto es que culmina esta operación del megacanje y la deuda externa argentina ya rondaba el 160 por ciento del Producto Bruto Interno tornándose en algo realmente impagable. La desocupación había llegado a dos dígitos, casi el 25 por ciento; la pobreza al 54 por ciento; la indigencia al 30 y se dispara, como no podía ser de otra manera, el default. El default que se dispara en el año 2001, y que es el  default de deuda soberana más grande de que se tenga memoria. Default que se fue acumulando, como dije, reiterando deuda contraída durante la dictadura militar, durante la democracia, convertibilidad, blindaje y megacanje.

 

Año 2003, 25 de mayo, asume como Presidente de todos los argentinos, con apenas el 22 por ciento de todos los votos, el Presidente Néstor Carlos Kirchner, quien se aboca precisamente a la tarea de renegociar la deuda de los argentinos, porque sabíamos que era un cepo insalvable. Entonces comienza una negociación, una renegociación ardua que finalmente culmina, una primera parte, en el año 2005, con una adhesión de casi el 76 por ciento de los acreedores, con una quita muy importante y se cumple lo que él había dicho:”permitannos crecer para poder pagar, porque los muertos no pagan”. Y la Argentina, sin acceso al mercado de capitales, por primera vez comienza a eliminar la bicicleta financiera y comienza a pagar su deuda con recursos genuinos, con recursos propios, con recursos producto de su crecimiento y su desarrollo económico.

 

Paralelamente al pago de esa deuda se generaban millones de puestos de trabajo, se incorporaban jubilados al sistema previsional, se comenzaban a aumentar las jubilaciones, volvían las convenciones colectivas de trabajo, se abrían fábricas, parques industriales. Fue un pago de deuda con crecimiento e inclusión social.

 

Luego me tocó asumir a mí, como Presidenta de todos los argentinos, en el año 2010, también se produce el segundo canje de bonos, llegando al 92 por ciento de adhesión. Téngase en cuenta una cosa: la mayoría de los países, la legislación interna de un país, en el nuestro también, cuando hay una quiebra de una empresa, un default sería la quiebra de un país basta con que el 66 por ciento de los acreedores esté de acuerdo con lo que propone el deuda pagar, para que esa quiebra pueda ser levantada y el deudor pueda comenzar a pagar. Este es el porcentaje que normalmente se exige en todos lados, inclusive también, en el propio Estados Unidos. Pero carecemos, a nivel internacional, de una norma global, que establezca normas en caso de default o de países que quiebren. También, durante la gestión del Presidente Kirchner se pagan y se desendeuda del Fondo Monetario Internacional con recursos propios. Por primera vez en la historia, desde que Argentina adhirió, en 1957, al Fondo Monetario Internacional, este deja de conducir los destinos de la economía y de los argentinos. En base a todas estás cosas podemos explicar las cosas que han pasado también en nuestro país, en los últimos años.

 

Ahora bien, una parte de quienes tenían estos bonos, mejor dicho una parte que compró bonos, después de que la Argentina defaulteó, porque había gente que tenía bonos de antes que la Argentina defaulteara sus bonos y había gente que se especializa en el mundo a comprar qué, a comprar bonos de países que ya entraron en default. Son bonos que prácticamente se los denomina bonos basuras. ¿Por qué? Porque no valen nada en el mercado, son bonos que de un valor nominal de cien, se pueden comprar – si vale un dólar – por 30 centavos de dólar, por 40 centavos de dólar porque son bonos basura. Quién va a comprar bonos de un país que ha defaulteado su deuda y que no la está pagando, solamente alguien que va a especular y que tiene todo el tiempo del mundo para especular con que ese país se recupere y luego caer sobre ese país. Este es el caso que hoy se está tratando, y que fue el caso que la Corte de Estados Unidos rechazó y que el fue el caso que Griesa si aceptó y convalidó, es el del fondo NML, que es muy importante señalar esto, tiene fondos que adquirió en el año – yo voy a mostrar un cartón, si la cámara me acompaña, por favor – son fondos que adquirió en el año 2008 por 48,7 millones de dólares. Año 2008, acuérdense que habíamos defaulteado la deuda, en el año 2001.

 

El retorno agregado, al año 2014, o sea cuánto ganó de esos 48 millones al 2014, el 1.608 por ciento, en dólares. Yo creo que ni en el crimen organizado hay una tasa de  retorno de 1.608 por ciento en tan poco tiempo. Esto termina en el año 2014, donde la Justicia de Estados Unidos reconocer a NML 832 millones de dólares. Creo que ahí se puede ver claramente. Bien, es bueno recordar que estos bonos, el 70 por ciento, son bonos emitidos por el megacanje, la operación que acabo de decir, que fue sobreseído Mulford y que se realizó en el año 2001. Y el otro 30 por ciento, son bonos emitidos durante la convertibilidad.

 

Ahora bien, ¿cuál es el reclamo de los fondos buitres? El fondo NML que representa el 52 por ciento es de 428, capital original, y que el juez Griesa ordena pagar cash, efectivo, uno arriba del otro, para decirlo en criollo, son 1.500 millones de dólares.

 

Recordemos: compraron esos bonos por 48,7 millones de dólares; hoy el juez Griesa ordena pagarles 1.500 millones de dólares, todos juntos, sin plazo, ya, ahora, cash, frente a 92 por ciento de los otros bonistas también acreedores que aceptaron quitas, plazos, espera y a quienes les hemos pagado regularmente.

 

Ahora bien, hay algunos que dicen: ¿y por qué no pagarle estos 1.500 millones de dólares y terminar todo ya? Y porque hay otro problema bastante más grave que representa el 1 por ciento de los que no entraron al default, hay otro 7 por ciento que de aceptarse este criterio de pagarle a NML 1.500 millones de dólares, estarían en condiciones de cobrarle a la Argentina ya y ahora 15.000 millones de dólares. O sea, se entiende, repito, estarían en condiciones de exigirle pagar ya a la Argentina 15.000 millones de dólares. Esto es más de la mitad de la totalidad de las reservas del Banco Central.

 

Como se verá, no solamente es algo absurdo, sino que es imposible que un país destine más del 50 por ciento del total de las reservas monetarias de su Banco Central en un solo pago a acreedores. Pero además, con la posibilidad de que el otro 92 por ciento, que es el grueso de los acreedores, encuentre otro juez también que diga “bueno, pero si ustedes aceparon quita, plazos y resulta que alguien fue beneficiado teniendo el 1 por ciento y obtuvo de una sola vez el pago total, ustedes también tienen derecho a lo mismo por una cuestión de equidad y de igualdad”. Quien encuentra un juez Griesa, puede encontrar otro juez que también les dé la razón, con lo cual estaríamos también ante la posibilidad más que cierta de que fuera exigida la totalidad de la deuda argentina y la reestructuración operada en el año 2005 y operada en el año 2010, se cayera como un castillo de naipes y con el, obviamente, la República Argentina.

 

Creo que la voluntad de negociación de la Argentina está más que demostrada. Hemos negociado en el año 2005; hemos negociado en el año 2010; hemos negociado…hace muy pocos días se cerró el acuerdo nada más ni nada menos con Repsol, la principal empresa petrolera argentina, que había sido expropiada y que teníamos una demanda ante del CIADI y pudimos cerrar, negociar, llegar a un acuerdo entre las partes, cerrar un trato y comenzar a cumplirlo a punto tal de que Repsol retiró su demanda del CIADI.

 

Pero no solamente eso, hace pocos días también, hemos cerrado definitivamente y por primera vez en toda su historia, las negociaciones con la deuda del Club de París. Deuda del Club de París cuyo origen se remonta al año 1956 y que 8 gobiernos anteriores al nuestro, habían intentado negociar y no habían podido.

 

Cuando se comenzó a contraer esa deuda, esta Presidenta tenía 3 años, año 1956, fue el primer préstamo que se solicitó de 700 millones de dólares y el ministro de Economía, Axel Kicillof que la negoció en París, con todos los ministros de Economía de toda la Unión Europea y también de Japón, ni siquiera había nacido. Quiere decir que Argentina ha demostrado más que una evidente voluntad de negociar.

 

Pero yo creo que hay que distinguir entre lo que es una negociación de lo que es una extorsión. Me parece que son dos conceptos absolutamente diferentes. Todo gobernante, todo país, todo dirigente en el ámbito de la política, de la economía tiene que estar dispuesto a negociar; lo que no pude hacer, por lo menos ningún presidente de una nación soberana, es someter a su país y a su pueblo a una extorsión semejante.

 

Yo quiero hoy dirigirme, no solamente a los millones de argentinos que seguramente nos están escuchando, quiero dirigirme también fundamentalmente, al 92 por ciento de los acreedores que creyeron en la Argentina y quiero decirles a ellos que Argentina va a cumplir con sus obligaciones. Argentina no va a defaultear su deuda reestructurada. Estamos dispuestos también, como lo hemos hecho siempre y porque hemos abierto el canje, a que entre a ese canje el 100 por ciento de los acreedores de la Argentina, de ese 7 por ciento que todavía falta también ingresar. Porque la vocación de la Argentina es pagar, lo hemos demostrado, hemos sido el único gobierno que no utilizó la bicicleta financiera para seguir endeudándose; el único gobierno que pagó todas sus obligaciones sin acceder al mercado de capitales; el único gobierno que pudo finalmente cerrar las negociaciones con el Club de París.

 

Debo decir también que lo habíamos intentado en el 2008, cuando me tocó anunciar el pago cash del Club de París pero que en ese momento la caída de Lehman Brothers y cuando se disparó la crisis financiera global desde Wall Street hacia todo el mundo, nos fue imposible cumplimentar esto.

 

Pero lo cierto es que Argentina ha evidenciado y tiene una voluntad de negociación. Lo que no tiene es, bueno, digámoslo, digámoslo también con todas las letras, el por qué se sometida a semejante extorsión. Creo que no lo merece ni nuestro país ni los tenedores de bonos a los cuales se les quiere impedir o se les quiere embargar los fondos que tenemos que pagar ahora a fin de mes, el 30 de junio, tenemos vencimientos por 900 millones de dólares y vamos a pagarlos.

 

Yo he instruido al ministerio de Economía y a todos los organismos técnicos del Estado nacional para que dispongan todos los instrumentos y todas las estrategias necesarias para que todos aquellos que han confiado en la Argentina, reciban su dinero, reciban los dólares a los que nos hemos comprometido a pagarlos. Pero queremos hacerlo con seriedad y responsabilidad.

 

Esta no es una causa que involucre únicamente a la República Argentina; involucra, como lo dije ayer en la reunión de Santa Cruz, en Bolivia, en la reunión del G-77+China, a todo el sistema financiero global. Por eso nos acompañó tanta gente frente a la Corte.

 

Y quiero decirles algo o confesarles algo: el fallo no me sorprendió, yo esperaba este fallo.

 

Cuando hoy por la mañana hablé con el presidente del Banco Central, Juan Carlos Fábrega, me decía “Presidenta, usted fue la única que creyó que esto iba a pasar”. Sí, porque esto no es un problema económico, no es un problema financiero, no es un problema jurídico ni legal; es la convalidación de un modelo de negocio a escala global que si se sigue pronunciando, va a producir tragedias inimaginables.

 

Porque como decía ayer en Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia: ¿por qué si alguien con solo poner 1 dólar desde su escritorio en un bono basura, gana un retorno y una tasa del 1.608 por ciento desde el año 2008 al 2014? ¿Por qué alguien que tiene esa rentabilidad increíble, va a decidir invertir en una fábrica o en un comercio o en comprar acciones de una empresa o en hacer cualquier negocio financiero? Está claro que se está convalidando una forma de dominación mundial financiera de derivados para arrodillar a los pueblos y donde ya ni siquiera es necesario explotar a nadie, sino que simplemente, con la exclusión alcanza y sobra. Basta que haya gobiernos dispuestos a hacer megacanjes, haya gobiernos dispuestos a hacer blindajes, a que haya gobiernos dispuestos a negociar comisiones para que este negocio siga prosperando con la sangre, con el hambre o la exclusión de millones de jóvenes a lo largo y al o ancho del mundo que carecen de trabajo y de educación.

 

Nosotros queremos cumplir y honrar nuestras deudas y lo vamos a hacer. Pero no queremos tampoco ser cómplices de esta forma de hacer negocios, por no calificarlo de otra manera que algunos quieren instalarla en el mundo.

 

Por eso, quería dirigirme a todos mis compatriotas, con la tranquilidad de que sabía lo que iba a pasar. No estoy ni siquiera enojada, estoy muy preocupada. Muy preocupada porque la vida no empieza cuando uno llega al Gobierno o cuando uno se va; la vida de mis hijos, de mis nietos, la vida del planeta, la de los distintos pueblos, cada vez se ve más agravada y ayer lo comentábamos con muchísimos gobernantes de este grupo que nos reunió en Bolivia. Y por eso creo que es obligación de todos los que tenemos responsabilidades de gobierno, hacernos cargo de nuestras obligaciones y entre nuestras obligaciones, está, entre otras cosas, la de pagar a nuestros acreedores, pero también está la de no permitir ser extorsionados por aquellos que han especulado y lucrado con la miseria e inclusive, quieren perjudicar a un 92 por ciento de acreedores que sí confiaron en la Argentina.

 

Espero que todos reflexionen y podamos, no solamente honrar, como lo vamos a hacer al 92 por ciento, sino al 100 por ciento.

 

Muchas gracias y muy buenas noches a todos los argentinos y a todas las argentinas.

2 Respuestas a La Argentina no va a defaultear su deuda reestructurada y tiene voluntad de negociación, lo que no tiene es voluntad de ser sometida a extorsión

  1. Rafael dice:

    Confio en su decision y estoy convencido podremos salir de este problema. Si bien este gobierno no es perfecto y tiene muchos defectos, considero este tema nos debe importar a todos mas alla del partido politico que sea, es un tema de estado y debe tomarse con la seriedad necesaria, ya que de no resolverse, los unicos perjudicados a largo plazo,vamos a ser todos los Argentinos.

    Compromiso y patriotismo mas alla de una ideologia politica, eso nos hace falta a todos.

  2. Laura dice:

    Compañera presidenta fuerza todxs juntxs vamos a salir adelante. Siempre estas en nuestro corazón, en nuestra cabeza cuando hay que emprender la lucha.lo que se hizo hasta ahora es irreversible: aprendimos que es posible una vez más la justicia social y la autodeterminación. Te amamos! Me encantaría tener la lista de los bonistas y saber cuántos son “argentinos”. Gracias cristina! Te amamos y estamos siempre con vos, así como vos estas con nosotrxs

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Más Néstor y Cristina:

 

Te conté que desde ayer tenemos tren 0km a Mardel? Lo charlamos con Elba, 96 años, un amor.
diciembre 20, 2014

Nuevo emisario submarino y licitación de planta depuradora, nuevo tren y más vuelos de Aerolíneas a Mar del Plata. Saneamiento del Reconquista, 3er carril de Au. Bs. As. - La Plata, entrega de créditos FONDEAR, promulgación de la Ley Federal de Trabajo Social, y más.
diciembre 19, 2014

Para que también puedan hacerse precisamente las prótesis dentales absolutamente gratuitas para todos los argentinos.
diciembre 19, 2014

La decisión de que donde hubo un tren vuelva a haber un tren, se está haciendo realidad.
diciembre 19, 2014

En el Salón Blanco de la Casa de Gobierno, Cristina Fernández de Kirchner presidió la ceremonia de ascensos de 15 oficiales de las Fuerzas de Seguridad.
diciembre 18, 2014

Para sumar capacidad de potencia a la red de media y alta tensión en la ciudad de Buenos Aires compramos tres subestaciones móviles de 35 MVA.
diciembre 18, 2014
Sitio Oficial de Cristina Fernández de Kirchner

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS (C) 2013

Sitio Desarrollado por: Dogo Creativo